Brasil: ministro de Justicia Sergio Moro pide que empresarios den oportunidad de trabajo a presos

La iniciativa es una estrategia federal de estímulo a las empresas públicas y privadas, así como a organismos públicos y emprendimientos de economía solidaria, para que contraten a personas privadas de libertad que estén cumpliendo penas alternativas o que ya hayan dejado el sistema penitenciario

0
El ministro de Justicia y Seguridad Pública, Sergio Moro (Foto Agencia Brasil)

El ministro de Justicia y Seguridad Pública, Sergio Moro, defendió ayer (6) que las empresas brasileñas contraten a personas que cumplen pena o que dejaron el sistema penitenciario. Para el ministro, es importante que los empresarios ofrezcan oportunidades a los presos que buscan una oportunidad de reinsertarse en la sociedad a través del trabajo y del estudio.

«Tenemos que creer en la resocialización del preso, que es un objetivo importante, nunca podemos perder la fe y la esperanza de que las personas puedan redimir, y una de las mejores maneras es dar una oportunidad a estas personas», dijo el ministro durante la reunión. y en el primer ciclo de certificación de las compañías, en 2017/2018, 112 instituciones recibieron el sello, la mayoría de ellas, organismos públicos. el ministerio es ampliar este número a mil empresas en 2020 y atraer a más empresas privadas.

La iniciativa es una estrategia federal de estímulo a las empresas públicas y privadas, así como a organismos públicos y emprendimientos de economía solidaria, para que contraten a personas privadas de libertad que estén cumpliendo penas alternativas o que ya hayan dejado el sistema penitenciario.

La contratación de los presos es hecha por medio de convenios que las empresas habilitadas para apoyar el trabajo de resocialización que firman con los gobiernos de los estados donde actúan. La certificación de la habilitación es la obtención del propio Sello Resgata. Para obtenerlo, la empresa tiene que contar con entre el 1% y el 3% de presos en el total de mano de obra contratada, mediante lo cual, reciben algunas ventajas, como reducción de los gastos laborales.

El director general del Departamento Penitenciario Nacional (Depen), Fabiano Bordignon, recordó que la Ley de Ejecución Penal prevé que los presos trabajen, no pudiendo, en ninguna circunstancia, recibir menos del 75% del salario mínimo (R $ 998), no teniendo algunas de las garantías laborales. De este valor, un porcentaje puede ser descontado a título de costeo de las unidades prisioneras, como ya ocurre en Santa Catarina, señalado como un estado modelo.

Para Bordignon, el mayor beneficio para los presos es la posibilidad de reducir su pena, ya que, cada tres días de trabajo, un día es abatido de la sentencia a cumplir. «La Ley de Ejecución Penal dice que el preso condenado está obligado a trabajar. Claro que tratamos esto como un derecho, ya que la mayoría de los detenidos de Brasil quiere trabajar. La dificultad es que dar trabajo para los presos da trabajo. «Entonces, necesitamos crear estructuras en las unidades prisioneras para que ellas reciban parte de este trabajo», comentó el director del Depen, admitiendo que uno de los desafíos a la iniciativa es el convencimiento de más empresas privadas.

«Tenemos que romper un cierto prejuicio. También necesitamos clasificar mejor a los presos para que las empresas sepan que pueden recibirlos. La Ley de Ejecución Penal prevé las Comisiones Técnicas de Clasificación para hacer esto, pero hoy, con las estructuras penitentes, la deficiencia de servidores y de sistemas informatizados, eso es una dificultad «, puntualizó el director general del Depen.

Microempresario del ramo de la construcción, José Geraldo Rosa Júnior era el responsable de uno de los establecimientos que recibieron el sello. Aunque está lejos de la dirección de la empresa, asistió a la ceremonia y aseguró que repetiría la experiencia cerrada en 2018.

«Para nosotros, empresarios, es una maravilla; una ventaja «, dijo Junior, revelando la Agencia Brasil que el costo de contratar a un convicto puede llegar a ser un 65% inferiores a los de otros trabajadores. Lo que le permitió, incluso, vencer licitaciones para proporcionar servicio a organismos públicos. «Yo hice una prueba con algunos reeducandos y logré éxito porque mi valor [del servicio] era menor porque mi mano de obra era más barata», agregó el microempresario que llegó a tener siete apenados entre sus empleados.

«Nunca tuve problemas. Hasta porque, cuando usted da una oportunidad para ellos, ellos te vienen como un amigo y dan lo mejor. «Ellos solían llegar antes del horario y, generalmente, eran los últimos en salir», comentó el microempresario, explicando que el contrato que firmó con la Fundación de Amparo al Trabajador Preso (Funap), del Distrito Federal, preveía que, si hubiera algún problema , la entidad prestaría toda la ayuda necesaria, lo que nunca fue necesario.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí