Esperando por Sartori

Algunos militantes de todas las horas del Partido Nacional, nunca imaginaron que Juan Sartori desconociera los legados y la importancia de dos de los grandes caudillos blancos, Luis Alberto de Herrera y Wilson Ferreira Aldunate

2
Juan Sartori acompañado por Alem García, cuando visitaba por primera vez la sede del Partido Nacional (Foto ICN Diario)

Por Raúl Vallarino.-

La entrada en escena del empresario Juan Sartori, cuando descubrió que quería ser político, generó dos reacciones; la de algunos fue darle la bienvenida al Partido Nacional de Uruguay y la otros de preocupación por la llegada de una persona con estrechas relaciones en el gobierno de José Mujica y principalmente con un personaje – Diego Cánepa – que siempre ha sido un detractor de los blancos.

Que Mujica fuera una de las primeras personas que Sartori consultó para saber si se presentaba por el Partido Nacional, agrupación en donde nunca había militado, también es muy significativo.

El escaso conocimiento del joven empresario sobre la realidad del país, lo llevó a opinar sobre el tema de los desaparecidos con muy poca fortuna, por la sensibilidad que ello conlleva. Desde el directorio nacionalista se le hizo ver la equivocación de sus dichos e intentó cambiar el discurso.

Algunos militantes de todas las horas del Partido Nacional, nunca imaginaron que Juan Sartori desconociera los legados y la importancia de dos de los grandes caudillos blancos, Luis Alberto de Herrera y Wilson Ferreira Aldunate.

En una entrevista concedida por Sartori a El Observador, el ahora político, ante la pregunta si seguiría las ideas de Herrera o de Wilson, respondió que no porque ellos eran el pasado.

Grave desconocimiento del precandidato. Ambos caudillos marcaron el rumbo a seguir, cada uno a su manera, y en el caso de Wilson, sus ideas de gobierno nunca fueron aplicadas.

Hay un excelente artículo periodístico de Alejandro Lafluf sobre el legado a futuro que nos dejó Wilson y que el novel político debería leer. Lafluf, con acierto, expone:  «Los grandes hombres no provienen del pasado sino del porvenir. Wilson pertenece al futuro de nuestro país. El Uruguay que soñó alguna vez todavía nos aguarda. Nuestra deuda con él no es una deuda con el pasado sino una deuda con el porvenir». (A 30 años de la muerte de Wilson Ferreira Aldunate – 1919-1988)

 

 

 

 

2 Comentarios

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí