Lula a un paso de la cárcel: Corte Superior le niega por unanimidad el hábeas corpus

0

Por unanimidad la Quinta Sala de la Corte Superior de Justicia (STJ) rechazó el hábeas corpus del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva para evitar la cárcel después de la segunda instancia de José Cruz / Agencia Brasil
La Quinta Sala de la Corte Superior de Justicia (STJ) negó hoy (6), por unanimidad, un hábeas corpus preventivo al ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva. En el pedido, Lula pretendía evitar su arresto tras agotados en la segunda instancia de la Justicia Federal los recursos contra su condena en el caso del triplex en Guarujá (SP).
Por lo tanto, la decisión colegiada confirmó la sentencia de enero emitida por el vicepresidente del STJ, Ministro Humberto Martins, que había negado la medida cautelar (decisión provisional) pidió a la misma exhibición . El último voto fue del ministro Joel Ilan Paciornik.
La decisión del STJ no resulta en la prisión inmediata de Lula, que aún tiene un último recurso ante el Tribunal Regional Federal de la 4ª Región (segunda instancia) para ser juzgado. Sin embargo, el recurso es un embargo de declaración, tipo de apelación que, en tesis, no permite la reforma de la condena, sino sólo la aclaración de dudas en la sentencia. Además, la defensa del ex presidente intenta evitar la detención a través de un recurso de exhibición personal interpuesto en el Tribunal Supremo (STF).
«En mi opinión, que no vemos la existencia de cualquier ilegalidad que el paciente tal vez empezar a cumplir la pena después de que el agotamiento de los recursos de la escuela secundaria», dijo el relator del hábeas corpus , Ministro Felix Fischer.
El ministro citó diversos precedentes del STJ y del Supremo Tribunal Federal (STF) en los que se permitió la ejecución provisional de pena tras la condena en segunda instancia, aunque todavía recaen recursos a las cortes superiores.
Presidente de la quinta clase, Ministro Reynaldo Soares da Fonseca admitió que el Tribunal Supremo tiene la prerrogativa para suspender la sentencia de ejecución, pero no se podía hacer en un recurso de exhibición personal , pero sólo en los recursos de apelación especial presentada después se agotaron segunda instancia.
Ministros Jorge Mussi , Ribeiro Dantas y Joel Ilan Paciornik también votaron en contra de los hábeas corpus Lula preventiva. El entendimiento prevaleciente fue que el STJ no podía suspender una prisión mientras resta un recurso pendiente de juicio en la segunda instancia, so pena de suprimir instancia.
Defensa
En el inicio de la sesión de este martes, el abogado Sepúlveda Pertence, que representa a Lula, argumentó que la Octava Turma del Tribunal Regional Federal de la 4ª Región (TRF4), responsable de confirmar la condena del ex presidente, erró al citar un precedente del anterior, Tribunal Supremo (STF) para basar la determinación de que podría ser detenido después de agotada en las apelaciones.
Para Pertence, el juicio de 2016 en el cual el plenario del STF abrió la posibilidad de ejecución de pena después de condenación en segunda instancia sería aplicable a ese caso específico, no vinculando otros procesos, por lo que el TRF4 falló al fundamentar su determinación.
El subprocurador general de la República Francisco Sanseverino rechazó el argumento alegando que el juicio del STF no es vinculante, sino que sirve como precedente para que jueces de todo el país puedan basar sus propias decisiones.
Convicción
Lula fue condenado el 12 de julio de 2017 por el juez Sérgio Moro, de la 13ª Vara Federal de Curitiba, que consideró al ex presidente culpable de recibir ventajas indebidas de la empresa OAS, en el caso involucrando un apartamento triplex en el Guarujá. Pocos días después, la defensa del ex presidente recurrió a la segunda instancia, el Tribunal Regional de la 4ª Región (TRF4), con sede en Porto Alegre.
La Octava Turma del TRF4 juzgó la apelación el 24 de enero. Por 3 votos a 0, el colegio mantuvo la condena por corrupción y lavado de dinero, y aún aumentó la pena, de 9 años y 6 meses de prisión para 12 años y 1 mes en régimen cerrado.
En el juicio, los desembargadores del TRF4 determinaron que, de acuerdo con el entendimiento actual del STF, Lula debería comenzar a cumplir su pena provisionalmente, poco después del agotamiento de sus recursos en la segunda instancia, aunque todavía haya apelaciones pendientes en cortes superiores.
Como la decisión del TRF4 fue unánime, a los abogados del ex presidente protocolaron en la segunda instancia sólo el llamado embargo de declaración, tipo de recurso que no tiene la prerrogativa de reformar la condena, sino sólo aclarar contradicciones u obscuridades en el texto de la sentencia. La previsión es que esta apelación sea juzgada hasta finales de abril.
Ayer (5), el MPF entregó en el TRF4 parecer en que pidió el rechazo del recurso del ex presidente y reiteró la solicitud para que sea arrestado luego del juicio de la apelación.
En paralelo a los recursos en TRF4 y hábeas corpus STJ preventiva, la defensa de Lula intenta evitar su arresto por otro hábeas corpus presentada en el Tribunal Supremo (STF). Al recibir el pedido de libertad, el ministro Edson Fachin, relator del pedido en la Corte, resolvió no proferir decisión monocrática, enviando el proceso para juicio por el plenario.
Que depende del ministro de Carmen Lucia, presidente del Tribunal Supremo, guiada o no los hábeas corpus Lula preventiva para el juicio en el pleno. Ella ha sufrido presión de otros ministros de la Corte. La semana pasada, por ejemplo, la Segunda Sala de la Suprema envió el otro dos plenarias hábeas corpus sobre el mismo tema: las personas que quieren la libertad garantizada en caso de condena en apelación.
La posibilidad de ejecución provisional de pena después de condenación en segunda instancia fue el entendimiento prevaleciente del STF hasta 2009, cuando, en un giro, el Supremo pasó a considerar necesario el agotamiento de todos los recursos posibles, el llamado tránsito en juzgado, antes de la detención . En 2016, sin embargo, la Corte cambió nuevamente su postura, volviendo al entendimiento inicial.
El tema volvió a ser objeto de controversia en el Supremo tras decisiones monocráticas conflictivas sobre la segunda instancia en los últimos meses. Algunos ministros, como Celso de Mello, el más antiguo del STF, pasaron a defender abiertamente que el plenario vuelva a juzgar la cuestión, yendo a las indicaciones de Carmen Lúcia de que no pretende pautar el asunto.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí